Los continuos huaicos ocurridos durante cuatro días en Cajamarquilla (Lurigancho-Chosica), especialmente en la parte conocida como Parcela 13, ha ocasionado que toda la zona termine devastada y las viviendas inhabitables tras el paso de lodo y piedras.
 
 
El nivel de agua llegó al metro y medio de altura, por lo que los residentes perdieron sus pertenencias. Incluso, los vehículos terminaron enterrados por el lodo. Pese a la presencia de autoridades con víveres y carpas, para la población la ayuda es insuficiente por lo que pidieron más acciones de parte del presidente Pedro Pablo Kuczynski.
 
Los vecinos contaron esta tarde en  canal N que además de los huaicos, deben soportar el desborde del río Huaycoloro que arrasó los corrales en los que criaban a sus animales. También solicitaron que llegue más maquinaria pesada para reforzar las riberas del río y limpiar su cauce porque temen a que sigan ocurriendo más huaicos y desbordes.
 

Síguenos en Facebook