El presente del exmandatario Alejandro Toledo, profugo de la justicia y buscado por la Interpol en 190 países, contratasta notoriamente con las palabras con las que se definía a sí mismo y a su proceder en intervenciones de hace apenas unos años.

PUEDES VER: Toledo se encontraría en EE.UU. y gobierno pide su expulsión

Fue en mayo de 2013 que el líder de Perú Posible llegó al Congreso para responder al interrogatorio por las millonarias compras inmobiliarias que hizo su suegra, Eva Fernenbug.

"No tengo las manos ni los bolsillos manchados, que quede claro", dijo ante la Comisión de Fiscalización, al negar que haya comprado dos inmuebles en Surco a través de su suegra.

Estas adquisiciones fueron el sustento de la investigación fiscal por lavado de activos de lo que pasó a llamarse el caso Ecoteva, cuya hipótesis era que el expresidente ordenó la compra de una casa y una oficina en Surco con dinero proveniente de actos de corrupción cometidos durante su gobierno.

Las evidencias recientemente reveladas por la Fiscalía apuntan a que las compras las ordenó con los sobornos recibidos de Odebrecht.

"Una cosa es equivocarse y otra es ser corrupto. Alejandro Toledo no es corrupto", expresó sobre sí mismo en aquel entonces, ante los aplausos de los integrantes de la bancada de Perú Posible, muchos de los cuales han dejado solo al exmandatario.

Toledo también enfatizó en aquella oportunidad las razones por las que había llegado al Perú. "Vengo a dar la cara porque tengo las manos limpias", expresó.

En marzo de 2015 también brindó unas declaraciones similares ante los cuestionamientos por las millonarias compras: "Yo no me corro. No me refugio en el Japón o Paris. Yo doy la cara. Que la justicia haga su trabajo. Con justicia y celeridad".

Sin embargo, su presente se contradice con aquellas palabras emitidas hace pocos años, pues el jueves último un juez ordenó su prisión preventiva y su captura a nivel internacional sin que Toledo haya decidido volver al Perú para afrontar la justicia. Actualmente se desconoce su paradero y el Gobierno ha optado por ofrecer 100 mil soles de recompensa a quien brinde información que permita su captura.

Síguenos en Facebook