Golpe. El Ministerio Público incautó un terreno de 136 mil metros cuadrados ubicado en Ate, valorizado en 34 millones dólares. La propiedad había sido arrebatada por la red Orellana a los extrabajadores de la Compañía Peruana de Teléfonos mediante testaferros y empresas de fachada.