El director del FBI, James Corney, desmintió la acusación de que el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, hubiese espiado a Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales. 

Asimismo, admitió que su departamento investiga los nexos entre el ruso Kremlin y el equipo del magnate republicano. Las pesquisas ponen en alerta al mandatario estadounidense y ‘resucitan’ la imagen de Vladímir Putin en la Casa Blanca.

PUEDES VER: Casa Blanca explica la denuncia de Donald Trump contra Barack Obama

Según el portal de noticias El País, dos comités parlamentarios y el propio FBI investigan la ‘trama rusa’. El primer paso de las investigaciones se dio el último domingo en la Cámara de Representantes.

James Corney señaló primero que no existen pruebas de que hubiese grabaciones a Trump ordenadas por Barack Obama. Esto en contra de lo que mantuvo el magnate republicano.

“Lo hemos revisado cuidadosamente y no tenemos información que dé fundamento a esos tuits”, dijo el presidente del FBI.

Por otro lado, confirmó que vienen investigando la ‘trama rusa’, los aparentes indicios de que hubo algún tipo de colaboración entre Putin y el equipo del presidente Trump durante la campaña.

“Indagamos si hubo coordinación y si se cometió delito”, señaló.

Como era de esperarse, estas declaraciones no cayeron nada bien en la Casa Blanca y de inmediato negaron dicho nexo.  A través de su cuenta de Twitter, el mandatario del país norteamericano lo desmintió.

 

Síguenos en Facebook