Se agotan opciones para que Toledo pueda evadir a la justicia peruana

Tras sus pasos. Gobierno de Israel le niega ingreso a ese país, mientras no resuelva su situación jurídica. Departamento de Justicia de EE.UU. espera solicitud formal de extradición y Kuczynski pide a Trump evaluar una posible deportación.

Acorralado. Principios del sistema penal de EE.UU. no favorecerían a Alejandro Toledo

Acorralado. Principios del sistema penal de EE.UU. no favorecerían a Alejandro Toledo.

El ex presidente Alejandro Toledo tenía previsto salir el sábado último de San Francisco (Estados Unidos), rumbo a la segunda ciudad más importante de Israel, Tel Aviv. Sin embargo, decidió no tomar el vuelo 954 de United Airlines, a pesar de que contaba con los pasajes, según información alcanzada al ministro del Interior, Carlos Basombrío.

Ayer, mientras la prensa de Tel Aviv aguardaba en el aeropuerto de dicha ciudad el eventual arribo de Toledo, el gobierno de Israel hizo pública su determinación de no permitir el ingreso del ex mandatario.

PUEDES VER: Obras que están investigadas por fiscalías superan S/ 41 mil millones

Toledo solo podrá entrar en Israel cuando tenga sus asuntos en regla en su país”, fue la información compartida por fuentes diplomáticas de Israel a la prensa internacional.

Según Basombrío, esta decisión fue adoptada en virtud a una invocación pública efectuada por el gobierno peruano, además de gestiones privadas entre las autoridades, “para que nos ayuden a evitar que un prófugo de la justicia peruana escoja el estado de Israel como un refugio”.

Tras hacerse pública la decisión de Israel, el presidente Pedro Pablo Kuczynski envió una carta de agradecimiento al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y hoy establecerá una comunicación telefónica para reiterarle su gratitud por el apoyo en la lucha contra la corrupción.

La extradición

Entre tanto, el mismo ministro Basombrío confirmó que Estados Unidos solicitó información adicional a Perú para dar trámite a la solicitud de extradición de Toledo.

“Lo que el Departamento de Estado contestó es que el Departamento de Justicia había dicho que prefería no elevarla a un juez todavía porque había que fundamentarla más”, detalló en Canal N.

Fuentes del Ministerio Público apuntaron que tal tarea le corresponde al Poder Judicial, aunque Basombrío subrayó que hay una gran colaboración del Departamento de Estado del gobierno norteamericano.

En tal sentido, la solicitud formal para la extradición de Toledo aún no ha llegado a un juez federal para que evalúe el caso y, eventualmente, ordene la detención preventiva con fines de extradición.

Si el juez federal ordena la detención y Toledo es finalmente arrestado, se abriría una nueva etapa que supone la presentación de un cuadernillo de extradición ante la justicia norteamericana, dentro de un plazo de 60 días.

En opinión de José Ugaz, de Transparencia Internacional, la extradición de Toledo es solo cuestión de tiempo, debido a que en la normatividad penal de Estados Unidos prevalece el "principio de más allá de la duda razonable".

“Estando las pruebas ya prácticamente selladas, con los movimientos de las cuentas que ya la Fiscalía ha logrado determinar, yo creo que su suerte está echada”, apuntó.

La deportación

En forma paralela, el presidente Kuczynski sostuvo ayer una comunicación telefónica con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, y le pidió que evalúe la opción de deportar a Toledo hacia Perú.

Fuentes de la Cancillería explicaron que es potestad del gobierno norteamericano tomar esta decisión, ya no judicial, si no más bien política, con lo que el retorno forzado de Toledo estaría más cerca.

Ex mandatario se defiende vía Twitter y no confirma su retorno

Desde la clandestinidad y vía las redes sociales, Alejandro Toledo circuló un comunicado donde afirma que nunca fugó del país, debido a que cuando viajó a Estados Unidos aún no había cargos en su contra por recibir supuestos sobornos de Odebrecht.

"Nunca he huido de ningún desafío. Defenderé mi buen nombre bajo condiciones que no me prejuzguen culpable", señala el comunicado.

Tal pronunciamiento se da en medio de una cuota de informalidad en su defensa legal. El abogado Félix Paolo Aldea Quincho ayer presentó su renuncia a seguir defendiéndolo, al dejar constancia de su desacuerdo con los otros abogados de Toledo que optaron por una defensa más política que jurídica.

Síguenos en Facebook