El fiscal Hamilton Castro enfrenta con celo el caso más grande de su carrera, que podría llevar a prisión a un ex presidente del país, Alejandro Toledo. Su trayectoria marca una escalada enfrentando casos de corrupción que involucran a políticos. Y quienes lo conocen lo describen como diligente, combativo y alineado con lo institucional.

Con 49 años, no destaca en exposición mediática. Sin embargo, en sus doce años como fiscal ha tenido diversos casos emblemáticos antes de investigar a Toledo y a constructoras brasileñas. Entre los procesos más sonados están el de Brujas de Cachiche, en que se condenó al hermano de quien fue vicepresidente de la República, Omar Chehade; el caso de la ex congresista fujimorista María López, enriquecida mientras trabajaba para Luz Salgado y más recientemente la repatriación del dinero de la coima por los aviones rusos MIG 29 del fujimorato, en que se logró recuperar un millón y medio de dólares de Suiza.

PUEDES VERAlejandro Toledo: Estados Unidos informa al Perú que no detendrá al expresidente

Natural de Amazonas, cuna de su familia, creció allí con un hogar aficionado a la lectura. "Ha contado que su papá era un ávido lector. Tenían un Larousse en su casa que siempre les hacía leer", recuerda una trabajadora de la Fiscalía. "Es un hombre muy bueno, estudioso, un buen hijo", nos comentó un familiar del fiscal.

Vino a Lima a estudiar Derecho en la Universidad Federico Villarreal. Luego hizo su maestría con mención en Ciencias Penales en San Marcos. Dedicó su tesis a su esposa y a sus tres hijas, además de sus padres y tres hermanos.

Antes de ser fiscal, fue secretario judicial en la Corte de Lima y asesor en asuntos judiciales de una clínica.

Ingresó al Ministerio Público en el 2005, como fiscal adjunto. Con ese rango, estuvo en la 15 Fiscalía Provincial en lo Penal de Lima hasta el 2011, cuando pasó como provisional a la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, según registra el Consejo Nacional de la Magistratura. Al año siguiente, fue nombrado fiscal provincial titular y en el 2013 asumió la Fiscalía Supranacional Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios.

Ha publicado los libros La prueba ilícita en el proceso penal peruano, Las faltas en el ordenamiento penal peruano y en coautoría El código procesal penal, comentarios explicativos, descriptivos y críticos. También ha sido profesor en las universidades César Vallejo, San Marcos y Antenor Orrego de Trujillo.

Como fiscal, ya ha enfrentado a reconocidos abogados.

En junio del 2015, empezó a investigar coimas de constructoras brasileñas, relacionadas al caso Castillo de Arena, del vecino país del este. Ha ido a Brasil, Estados Unidos y Suiza en busca de indicios. Hace meses, pidió a fiscales brasileños que incorporen en los acuerdos de delación premiada, del empresario Marcelo Odebrecht, cláusulas para que dé información sobre el Perú.

A mediados de diciembre estuvo en Suiza. Medió por el Perú en las pesquisas que ese país hace a millonarias cuentas relacionadas a las coimas.

En diciembre último fue nombrado para liderar de forma exclusiva la investigación por las coimas de Odebrecht, que lo ha puesto en la palestra. Enfrenta el reto de que no se le escapen los peces gordos.

Síguenos en Facebook