Padres impidieron a Lee Yoon-hyung casarse, porque su novio profesaba una religión diferente. Se ahorcó con cable eléctrico. Iba a heredar parte del imperio de su padre avaluado en US$ 4,300 millones.

TRISTE ADIÓS. La joven Lee en una imagen puesta en un altar, tras el funeral realizado el sábado en Seúl. Al lado, Lee Kun Hee es presidente de Samsung. Su muerte sacudió Corea del Sur. Se dijo que fue un accidente, luego se confirmó que se trató de suicidio.


TENÍA UNA FORTUNA PERSONAL DE US$ 192 MILLONES • Padres impidieron a Lee Yoon-hyung casarse, porque su novio profesaba una religión diferente.
• Se ahorcó con cable eléctrico.
• Iba a heredar parte del imperio de su padre avaluado en US$ 4,300 millones.

Agencias.

Podía obtener lo que ella quisiera. Comprar autos de último modelo (incluidas lujosas limusinas), adquirir obras de arte, ir a las carreras, adquirir prendas a su antojo. Todo tenía a su alcance... menos el amor. A Lee Yoon-hyung le prohibieron casarse con su novio y de nada le valieron los millones de dólares en su cuenta bancaria. Más pudo la tristeza, la depresión. Decidió acabar con su vida el 19 de noviembre en Manhattan.

Lee Yoon-hyung era la hija menor de Lee Kun Hee, un magnate de Corea del Sur. Era la menor de cuatro hermanos y era conocida por su belleza.

Lee Kun Hee es presidente de la compañía de tecnología surcoreana Samsung y dueño de una franja importante de negocios en su país. A sus 26 años, la joven se suicidó luego de que sus padres no le permitieran casarse con su novio por profesar religiones diferentes.

Ella poseía una fortuna personal de US$ 192 millones. Y podía tener más, mucho más: heredaría parte del imperio de su padre, avaluado en US$ 4.300 millones.

Lee Yoon-hyung fue encontrada muerta el 19 de noviembre en Manhattan, luego de que se ahorcara con un cable eléctrico en su departamento del barrio neoyorquino de Manhattan.

Millonaria y bella

Con millones de dólares en su haber, Lee Yoon-hyung parecía tener una vida perfecta. Ciertamente, llevaba una vida de ensueño. Sus allegados recuerdan una de sus características: era una gran coleccionista de obras de arte.

Hace algún tiempo viajó a Nueva York para estudiar arte en la universidad de esta ciudad, ya que quería hacerse cargo de la fundación cultural de la empresa de su padre. En Nueva York contaba con una limusina que la llevaba a donde quisiera.

En el 2003 buscó darse a conocer a la población de Corea del Sur, y creó un blog donde contaba cómo era ser la hija del empresario más rico de su país. Todo iba bien. Hasta que apareció Soobin Shin, quien se convirtió en su novio.

La joven se enamoró de él. Pero cuando decidieron casarse, los padres de Lee se opusieron al compromiso porque ambos tenían religiones diferentes. Ella era budista.

Por una negativa

Ante la negativa de sus suegros, Soobin decidió terminar con la relación y la joven Lee cayó en una profunda depresión.

Según afirmaron sus amigos, la joven millonaria no salía de su departamento durante semanas y se volvió muy solitaria. Finalmente, la tristeza la condujo a la muerte. Sería el mismo Soobin quien la encontró en la madrugada del 19 de noviembre. Un triste final para una historia de amor.


Caso conmueve a Corea del Sur

Samsung afirmó que Lee había muerto en un choque automovilístico. Sin embargo, reporteros realizaron una investigación y descubrieron que la muchacha se había suicidado. El portavoz de Samsung en Seúl, Junseok Yim, explicó después que no se quiso confirmar en un principio el suicidio de Lee "para no deshonrar su memoria y para no hacer sufrir más a su familia".

El cuerpo de Lee fue cremado en un funeral budista el 22 de noviembre. Sus padres no fueron, ya que -según el diario The Seoul Times- la tradición coreana dice que los padres no pueden ir al entierro de un hijo cuando muere sin haberse casado.

Síguenos en Facebook